julio 22, 2009

Schmidheiny, pura fibra

Las personas de la foto protestaron en las afueras del Palacio de Justicia de Turín, Italia, durante la audiencia preliminar del proceso contra el suizo Stephan Schmidheiny (fundador de AVINA), de 62 años, y el barón belga Jean-Louis de Cartier de Marchienne, 88, a quiénes se cuenta entre los máximos responsables y propietarios (hasta 1972 el barón y de 1973 a 1986 el suizo) de la compañía Eternit y de sus plantas de producción de amianto (Asbesto) italianas de Cavagnolo, Casale Monferrato, Bagnoli y Rubiera. El agente del ministerio público Raffaele Guariniello acusa a ambos de no haber adoptado las medidas de prevención de accidentes laborales y de enfermedades, en particular las causadas por el amianto (carcinomas pulmonares, mesoteliomas, pleurales y peritoneales, asbestosis o patologías asbesto relacionadas de naturaleza no tumoral), que han provocado la muerte de 2.619 ex empleados y de otras 270 personas entre familiares y residentes de las ciudades donde operaba la compañía. Schmidheiny fundó la organización AVINA, cuyos seguidores en Argentina se cuentan por cientos. ¿Ninguno tiene familiares en esa parte de Italia? (Foto de EFE/Tonino Di Marco) La revista El Observador de España acaba de publicar un crítico informe sobre la institución "solidaria". "Como otras organizaciones, AVINA ha visto sus recursos presupuestarios afectados por la crisis, lo que nos ha obligado a redimensionar nuestra estructura y modelo operativo" aseguró la fundación en un comunicado de prensa reciente, lo que anticipa severos recortes de fondos.

No hay comentarios: